miércoles, 26 de abril de 2017

“Patria”, de Fernando Aramburu

Si la primera novela de Aramburu, “Fuegos con limón”, ya atrajera a muchos lectores en 1996 y nos introdujera en la visión del autor sobre la problemática vasca, a partir de allí le siguió un indudable crecimiento en su caudal literario y en el apasionamiento despertado entre los amantes de los libros. 

Tanto los profundos relatos de “Los peces de la amargura” (2006), como la breve pero estremecedora novela “Años lentos” (2012), repleta de recursos y estrategias narrativas, sirvieron con creces para posicionar a Aramburu entre los escritores más respetados de la lengua española.

Con “Patria”, editada por Tusquets en 2016, el autor parece ir un poco más allá y se sumerge de lleno en el derrotero de Euskadi y otras cuestiones ligadas al País Vasco. La novela recorre básicamente la historia de dos familias en el transcurso de alrededor de 40 años, por supuesto siempre en un contexto ligado a la realidad vasca.

Por debajo del argumento que atrapa al lector, el escritor desnuda las características de una sociedad tradicionalista, cerrada y a la vez con una fuerte identidad sociocultural, que ha edificado una poderosa y aparentemente irreconciliable división entre buenos y malos, un conjunto de condiciones que fueron (como en tantas otras situaciones similares) la excusa perfecta para la entronización de la violencia y el empleo de la lucha armada como supuesta solución.

Nos guía por las 648 páginas de “Patria” la historia de estas dos familias vascas que eternamente se han relacionado desde la amistad, pero que la separación generada por el conflicto ha enfrentado con virulencia. La búsqueda del perdón de ambas partes es quizás el mismo ejercicio que debe realizar una sociedad en su totalidad, cuando ha sido herida de muerte por los arrebatos del odio y la intolerancia.

Imagen: Casa del Libro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.