lunes, 22 de mayo de 2017

Consejos para cuidar la vista al leer en móviles o tabletas

Es indudable que la lectura electrónica o digital tiene múltiples ventajas, tanto a nivel comodidad como con relación al acceso a todo tipo de materiales desde un mismo dispositivo y en cuestión de segundos. Sin embargo, debemos considerar que esta clase de lectura puede conllevar algunos riesgos para nuestra salud visual.

Te dejamos a continuación algunos consejos para que puedas disfrutar sin preocupaciones de tus libros electrónicos en móviles, tabletas y lectores de e-books:

  • Ubica la pantalla en forma horizontal: en general, la vista se esfuerza menos y reduces las posibilidades de sufrir fatiga visual. Además, tendrás que enfrentarte a una menor cantidad de saltos de línea. 
  • Presta atención al tamaño y prestaciones de la pantalla: cuando más grande sea el panel, menor será el esfuerzo que deberás realizar para leer. Trata de evitar la lectura continuada en los dispositivos más pequeños. Intenta también leer en paneles con buena resolución.
  • Distancia de lectura: se aconseja leer con el dispositivo colocado a 30 centímetros de nuestros ojos, y siempre por debajo de nuestra mirada. Con este consejo estarás beneficiando a tu vista y también adoptando la postura ideal para evitar problemas corporales.
  • Brillo del panel: si leemos mucho tiempo en pantallas con un brillo excesivo, disminuirá considerablemente la frecuencia del parpadeo y la vista se fatigará de manera irremediable. Lo aconsejable es colocar el brillo a un máximo del 50% en tabletas y móviles. En los lectores de e-books no tendremos este problema, porque el sistema de tinta electrónica no nos expondrá a brillos intensos.
  • Tamaño de la fuente: no te guíes por el tamaño original de la letra, coloca el dispositivo a la distancia adecuada e incrementa la magnitud de la fuente hasta sentirte cómodo en la lectura.
  • Descansos: los especialistas aconsejan descansar cada 20 minutos, efectuando el ejercicio de enfocar por 20 segundos a un objeto colocado a una distancia de 6 metros.

Imagen: Pixabay.

miércoles, 26 de abril de 2017

“Patria”, de Fernando Aramburu

Si la primera novela de Aramburu, “Fuegos con limón”, ya atrajera a muchos lectores en 1996 y nos introdujera en la visión del autor sobre la problemática vasca, a partir de allí le siguió un indudable crecimiento en su caudal literario y en el apasionamiento despertado entre los amantes de los libros. 

Tanto los profundos relatos de “Los peces de la amargura” (2006), como la breve pero estremecedora novela “Años lentos” (2012), repleta de recursos y estrategias narrativas, sirvieron con creces para posicionar a Aramburu entre los escritores más respetados de la lengua española.

Con “Patria”, editada por Tusquets en 2016, el autor parece ir un poco más allá y se sumerge de lleno en el derrotero de Euskadi y otras cuestiones ligadas al País Vasco. La novela recorre básicamente la historia de dos familias en el transcurso de alrededor de 40 años, por supuesto siempre en un contexto ligado a la realidad vasca.

Por debajo del argumento que atrapa al lector, el escritor desnuda las características de una sociedad tradicionalista, cerrada y a la vez con una fuerte identidad sociocultural, que ha edificado una poderosa y aparentemente irreconciliable división entre buenos y malos, un conjunto de condiciones que fueron (como en tantas otras situaciones similares) la excusa perfecta para la entronización de la violencia y el empleo de la lucha armada como supuesta solución.

Nos guía por las 648 páginas de “Patria” la historia de estas dos familias vascas que eternamente se han relacionado desde la amistad, pero que la separación generada por el conflicto ha enfrentado con virulencia. La búsqueda del perdón de ambas partes es quizás el mismo ejercicio que debe realizar una sociedad en su totalidad, cuando ha sido herida de muerte por los arrebatos del odio y la intolerancia.

Imagen: Casa del Libro.

domingo, 15 de enero de 2017

La poeta Gloria Fuertes y dos reediciones en 2017


Gloria Fuertes (1917-1998) es uno de los nombres más importantes de la literatura infantil y juvenil de España, pero que también desarrolló una valiosa obra en poesía para adultos, aunque esta faceta no disfrutó de la misma visibilidad con la que contó su trabajo para los niños y adolescentes. En los últimos años se ha vuelto a dimensionar su legado, y como precisamente en 2017 se cumplirían 100 años de su nacimiento, la editorial Torremozas reedita dos libros de su autoría.


“Glorierías” es el último libro que preparó Fuertes antes de morir, y que ahora es reeditado por Torremozas. Se trata de un material inspirado en las greguerías creadas por Ramón Gómez de la Serna. En este volumen, la poesía de la autora nacida en Madrid se muestra con inusual fuerza, mediante piezas tan cortas como intensas y con un tratamiento que nunca dejará indiferente al lector frente al texto.

Por su parte, “Pecábamos como ángeles” es el segundo título reeditado en homenaje a Gloria Fuertes. En este caso nos encontramos frente a una selección de su obra poética, pero con la particularidad de incorporar poesías elegidas por la misma escritora y siempre en torno a una temática amorosa. En consecuencia, el libro funciona como una forma fidedigna de acercarse a la literatura de Fuertes, conociendo a su vez un costado poco popular de su lírica.

Vale destacar que la reedición de “Glorierías” incluye una carta enviada en 1954 por Gómez de la Serna a la autora desde Buenos Aires, un documento que aporta así un ingrediente extra a esta publicación.

Imagen: Wikipedia.